Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Joaquín Bérchez, Desde la Plaza

Fernando Marías

¿Cuestión de preposiciones? La exposición de fotografías de Joaquín Bérchez, titulada Desde la Plaza, surgida a partir de la realización de un reportaje fotográfico para el libro La Plaza Mayor de Salamanca de Alfonso Rodríguez G. de Ceballos (Caja Duero, Salamanca, 2005), muestra una mirada inédita sobre este monumento y sus aledaños que se evidencia en esta selección de 25 fotografías digitales. Inédita porque fija a través de flecos, de fragmentos siempre, el quehacer del ojo reflexivo del estudioso de la arquitectura y del fotógrafo que se entrecruzan irremediablemente, que explora “desde fuera” el adentro de una plaza que es histórica y –molduras y grafitti– actual, que es espacio y superficies, que es textura material y reflejo virtualizado, que es vacío pero también alcanza plenitud cuando se va poco a poco llenando de figuras, de las geometrías dobles de cuerpos y sombras sobre el pavimento, o de colores que destruyen sus imágenes pero no la realidad del plano inclinado en que se ha convertido el rugoso damero de la plaza. Horizontalidad y frontalidad a raudales, poco sol pero acentuados contrastes de luces, arquitectura más europea que castiza, perfiles y siluetas, desde arriba –o desde el suelo- y desde un “afuera” del espacio interior más que desde un “en la plaza”, las fotografías de la Salamanca de Bérchez investigan no solo la entidad arquitectónica e histórica del monumento, sino que a la vez se adentra en el mismo en tanto que lugar practicado y vivido, como paisaje público sorprendido en unos instantes precisos.

Pero también desde la Plaza se puede ir a otros lugares, a su propio envés –en el que las sombras se convierten en la contrafigura reduplicada incluso del viandante-, a las calles y edificios a los que se llega desde ella –y se hacen contrafigura en su verticalidad- o a otras “plazas”, como la horizontal y apabullante, en su monumentalidad y en su vacío, del claustro de la Clerecía.

Merece verse, y luego volver a ver la Plaza Mayor, y Salamanca desde su plaza, desde una mirada enriquecida.

[Fernando Marías, “Joaquín Bérchez, Desde la Plaza”, Descubrir el Arte, 2005]